JobbersWorld is a Petroleum Trends International, Inc. Publication

JobbersWorld is the first and only independent newsletter to focus on lubricant distributors.

JobbersWorld Reaches Out to Over 10,000 Professionals in the Lubricants Business

Click here to learn More or call 732-494-0405

Call 732-494-0405 for Information

Limpiador de sistemas industriales (Industrial System Cleaner, ISC) VARTECH® de Chevron

Convertir los desafíos en oportunidades

En el negocio de lubricantes altamente competitivo de hoy en día, los comercializadores buscan continuamente formas de diferenciar productos y servicios para agregar valor a sus ofertas. Lo vemos con lubricantes que ofrecen intervalos de drenaje más largos, protección contra el desgaste y otras ventajas de rendimiento, empaques innovadores, tecnología digital para transmitir la logística de suministro de líneas, servicios de purificación de aceite y lavado del sistema, programas de mantenimiento predictivo y preventivo, y una serie de otras valiosas mejoras de productos y servicios.

Uno de los productos del que JobbersWorld ha estado escuchando mucho recientemente es el limpiador de sistemas industriales (Industrial System Cleaner, ISC) VARTECH® de Chevron. VARTECH es un producto de limpieza de sistemas específicamente formulado para eliminar eficazmente el barniz de las turbinas de gas y los compresores centrífugos y de tornillo. Según Chevron, cuando se combina con su lubricante GST Advantage®, los consumidores obtienen la ventaja adicional de usar un aceite de turbina que también está diseñado para minimizar los depósitos de barniz después de limpiar el sistema.

En un esfuerzo por comprender más sobre VARTECH, JobbersWorld habló con Zach Sutton, especialista del sector industrial y de servicios de Chevron, y Paul Sly, especialista global del sector industrial de OEM, y esto es lo que aprendimos.

En primer lugar, para apreciar plenamente los beneficios del ISC VARTECH, es importante comprender qué es el barniz y cómo puede afectar el costo de operación de turbinas y compresores.

En pocas palabras, el barniz es una agregación de pequeñas partículas de contaminantes insolubles (subproductos de la oxidación) que se forman principalmente cuando el lubricante se expone a altas temperaturas en presencia de oxígeno. Cuando se forman, estos depósitos se adhieren a las superficies del equipo y se acumulan con el tiempo, formando un recubrimiento de barniz en los componentes del sistema. Desafortunadamente, el proceso es un ciclo de autoabastecimiento de combustible, ya que el recubrimiento del barniz reduce la transferencia de calor, lo que aumenta las temperaturas de funcionamiento y las temperaturas más altas dan como resultado más barniz que eleva aún más las temperaturas de funcionamiento solo para crear más barniz.

Aunque el barniz puede formarse en muchos tipos de máquinas lubricadas, las turbinas de gas, los compresores centrífugos y de tornillo son especialmente vulnerables debido a la sensibilidad de las servoválvulas hidráulicas y otros componentes a dichos contaminantes. Más allá de acortar la vida útil del lubricante, incluso una pequeña cantidad de barniz puede provocar fallas en el arranque de una turbina o compresor, un funcionamiento errático de las válvulas, un rendimiento deficiente del intercambiador de calor y una falla en el rodamiento.

“El costo de reparar los daños relacionados con el barniz puede ser extraordinariamente alto”, expresa Sutton. “Además del costo directo de las piezas de repuesto y la mano de obra requerida para efectuar las reparaciones, también se debe tener en cuenta el costo del tiempo de inactividad no programado y, en algunos casos, las sanciones”, agrega Sutton. Para subrayar la potencial magnitud de tales costos, Sutton pone como ejemplo que un solo evento de fallar en el inicio de la planta de energía comercial puede costar USD 1,5 millones/día.

Si bien algunos operadores creen que el barniz está fuera de su control y simplemente lo aceptan con su alto costo como una forma de vida, “no tiene por qué ser así”, expresa Sutton.

En un proceso de dos pasos, Chevron adopta un enfoque holístico para reducir la amenaza del barniz y, según Sutton, las pruebas han demostrado que es significativamente más eficaz que los limpiadores más utilizados.

BARNICES Y ACEITES BASE DEL GRUPO II

JobbersWorld ha estado escuchando mucho sobre el tema del “barniz” en las turbinas de gas en los últimos años. Según una serie de comercializadores de lubricantes con los que hablamos sobre este tema, si bien el barniz siempre ha sido un problema, entienden que se ha convertido en una preocupación en las turbinas desde que los aceites base del Grupo II ingresaron al mercado. Atribuyen esta perspectiva al hecho de que la solvencia natural del Grupo II es menor que la del Grupo I y esto reduce la capacidad del lubricante para eliminar la acumulación de barniz.

Específicamente para este tema, Zach Sutton, especialista del sector industrial y de servicios de Chevron dice que los verdaderos Grupo II tienen menor aromaticidad que el Grupo I y los aromáticos tienen una mayor solvencia natural. Sin embargo, estos mismos aromáticos son mucho más vulnerables a la oxidación y degradación. La solvencia del Grupo I ayuda a mantener disueltos los precursores del barniz, pero su presencia también crea una degradación acelerada del aceite y la creación de precursores de barniz.

El primer paso es eliminar el barniz existente de los componentes y en otras partes del sistema de lubricación. El enfoque más utilizado para lograr esto son los limpiadores químicos a base de detergentes o solventes. Dichos limpiadores se agregan temporalmente al aceite en servicio al final de la vida útil del aceite y circulan por todo el sistema durante un período. Los productos químicos de limpieza disuelven el barniz que se ha acumulado en los componentes internos. En particular, con estos limpiadores, el sistema debe enjuagarse y purgarse para eliminar cualquier limpiador residual antes de cargar el sistema con aceite nuevo. Esto se debe a que el limpiador residual que queda en el sistema después de la limpieza comprometerá el rendimiento del nuevo aceite y el equipo al que da servicio. El ciclo de limpieza y lavado puede tardar días en completarse y debe monitorearse de cerca para garantizar que el sistema esté limpio de barniz y libre de productos químicos de limpieza residuales.

Si bien los productos químicos y los sistemas de eliminación de barniz han estado en el mercado durante años, Paul Sly señala que los productos a base de solventes tienen una propensión a hincharse y dañar los sellos y taponar los filtros del sistema. Además, presentan riesgos potenciales para la salud y la seguridad debido a su bajo punto de inflamación. Del mismo modo, los limpiadores basados en ésteres sintéticos y PAG pueden tener un efecto negativo en los sellos. Además, si algunos de estos limpiadores no se eliminan de manera oportuna, pueden volver a depositar el barniz en el sistema y crear un nuevo ciclo de acumulación de barniz.

A diferencia de los limpiadores químicos tradicionales, expresa Sly, “El ISC VARTECH de Chevron es una alternativa única y muy eficaz a base de no solventes que mejora significativamente los productos de dispersantes y detergentes de barniz existentes”. A esto, agrega: “A través de pruebas de laboratorio exhaustivas y experiencia en el mundo real, el ISC VARTECH ha demostrado superar los productos de la competencia en varias medidas clave: corta y captura el barniz y se sabe que es compatible para reducir la necesidad de lavado en las limpiezas del sistema”. Además, no es necesario utilizar VARTECH junto con un sistema de filtración de barniz y, si quedan rastros en el sistema después de la limpieza, afecta mínimamente el rendimiento del aceite nuevo”.

Tras la eliminación del barniz existente del sistema, el siguiente paso en el proceso de Chevron es controlar la formación de barniz con los últimos aceites formulados GST Advantage (R&O y EP) formulados con tecnología VARTECH. Chevron compartió datos con JobbersWorld al demostrar que esta tecnología inhibe la formación de barniz, y pruebas de banco que demuestran una reducción de depósitos del 75 % con la tecnología VARTECH en aceite de turbina. Además, los lubricantes Chevron con VARTECH mejoraron la estabilidad a la oxidación y redujeron la degradación del aceite. Otro beneficio que ofrece Chevron es entregar el lubricante certificado limpio (Certified Clean) al cliente y la especificación ISO 4406 del OEM. El programa de lubricantes certificados ISOCLEAN puede acelerar el tiempo requerido para cambiar el fluido y ahorrar dinero al no tener que filtrar el lubricante en el sitio.

En resumen, la prevención y el control del barniz es un gran desafío para los operadores o turbinas de gas y compresores centrífugos. Y VARTECH es un ejemplo de cómo los desafíos pueden convertirse en oportunidades tanto para los proveedores de lubricantes como para sus clientes. Si bien algunos argumentan que el negocio de lubricantes se está convirtiendo en una mercancía, y en algunos sectores ese puede ser el caso, todavía hay mucho espacio para productos de innovación y servicios de valor agregado en los diversos sectores industriales.

FEATURED ARTICLES: In an effort to help keep our readers abreast of significant changes, challenges, and opportunities in the lubricants business, JobbersWorld presents periodic featured articles. We encourage our readers to contact us with thoughts and views on subjects you feel will benefit the industry to hear about.  I can be reached at tom_glenn@jobbersworld.com

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

News Archives

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x